martes, 10 de agosto de 2010

KANDINSKY

Esta articulo lo encontré en "Notas de Luz" Revista (feb-mar 1996) y me pareció muy interesante para tenerlo como material de consulta en lo que respecta al legado de Kandinsky.

EL LEGADO

Los cambios a los que contribuyó Kandinsky transformaron el mundo tanto como las convulsiones políticas de nuestro siglo, ya que la manera básica de ver las cosas, la cultura, influye más en la conciencia colectiva que las formas de gobierno.  Sin embargo, y pese al auge que llegó a tener el arte abstracto en el mundo, su aspiración fundamental de redefinir la actividad plástica como un vehículo para llegar al contacto con el propio espíritu, una unión de lo ético, lo estético y lo esotérico, se perdió en medio de las sucesivas explosiones de movimientos de la segunda mitad de siglo, aunque como mensaje todavía es memorable.  Según Diego Rivera, el gran pintor mexicano, Kandinsky como artista creador de cosas que "no son como la vida, sino que son la vida misma", es una figura histórica monumental que llegará a ser "el más conocido y amado de los hombres".  El mismo Kandisky no se consideraba a sí mismo en tan gran escala, aunque sí se fijaba un papel ambicioso: "el alma humana" escribió alguna vez, "es un gran piano con muchas cuerdas, y el artista la mano que, tocando una cierta tecla, hace vibrar el alma*

LOS PILARES DE LA ABSTRACCIÓN

En 1909, Kandisky fundó la nueva asociación de Artistas, que amplio sus horizontes y le permitió integrar sus inquietudes políticas, Artísticas y religiosas.  Insatisfecho con la religión  tradicional, se interesó por la teosofía y el ocultismo cuando leyó las obras de Blavatsky y Steiner: las teorías esotéricas acerca del color (emparentadas con la cultura oriental) le dieron finalmente una base espiritual para su búsqueda, y un sentido profundo que la hiciera una ocupación vital digna.  Si más allá de la representación, uno lograra afectar el alma humana y comunicarse con ella mediante las vibraciones del color, el arte sería una forma privilegiada de romper las ataduras de la materia y de llegar a la mirada interior, la que permite identificar la esencia de las cosas en la esencia de uno mismo.

En el mismo año, trabó amistad con Arnold Schonberg, el creador de la música dodecafónica.  El resultado del intercambio entre ambos fue la cristalización, en la mente de Kandisky, de la idea de la sinestesia, que procura encontrar equivalencias entre las distintas formas de percepción con el fin de llegar al Arte total.  Desde entonces , el pintor buscaría siempre dar asociaciones musicales a las tonalidades cromáticas de sus cuadros, y darles títulos como "improvisación" y "composición".  También, incursionó en la creación de óperas y piezas teatrales cuyos títulos, correspondientemente, eran ópticos, como "sonoridad Verde".


RETORNOS

Su regreso a Alemania fue también su regreso al Arte... y su regreso a la forma, que se venia incubando desde 1914, cuando había sentido la necesidad de "una fría tranquilidad" en su obra.  Desde luego, no regresó a la representación figurativa, sino que incorporó regla y compás a su labor, para que las figuras geométricas dieran cierto orden y un punto de amarre a sus obras.  En 1924, fundó, con Klee, Feininger y Jawlensky, el grupo de "los cuatro azules", su obra, por esta época, se hizo más fría y rigurosa, quizás obedeciendo a la necesidad de sistematización que le exigía su labor docente en la Bauhaus y que desembocó, finalmente, en la publicación de su segunda obra teórica importante: "Punto y línea sobre la superficie" (1926).  Siempre, sin embargo, procuro expresar sentimientos con sus colores.  Contradiciendo a sus fuentes espirituales (el esoterismo, en general, consideraba las emociones como manifestaciones inferiores), Kandisnsky consideraba que las emociones eran el mejor vehículo para lograr el contacto con el alma.


                                                EXILIO PARA UN NUEVO CIUDADANO


Hacia 1928, totalmente integrado a su nueva patria, se hizo ciudadano Alemán.  Produjo obras de suficiente calidad y cantidad como para exponer en París en 1929 y, nuevamente, en 1930.  Pero en 1933, el ascenso del Nacional socialismo tornó hostil y peligroso el ambiente.  El arte abstracto fue calificado de "degenerado" (lo que implicaba persecución a sus cultores.  La Bauhaus fue clausurada.  Kandisnky marchó a Neully, cera de París, cuya influencia lo había movido de diversas maneras a lo largo de toda la vida.  Cuando estalló la segunda gran guerra, tomó partido y se hizo ciudadano Francés.  Mientras tanto, seguía pintando con fervor, aunque sin gozar de buena aceptación entre la crítica.  Se negó a integrarse al surrealismo ante una invitación de André Breton.  Ya entrado en la vejez, su obra comenzó a hacerse menos rígida.  Los círculos y cuadrados que daban estructura a sus cuadros se vieron acompañados primero, y luego progresivamente remplazados, por formas mas suaves y libres, que algunos han comparado con las formas microscópicas vivas (que en efecto fascinaban a Kandinsky).  En medio de esta transformación, la tragedia irrumpió de nuevo: Francia cayó ante los Nazis.  La opresión y la resistencia protagonizaron hechos sangrientos que enmarcaron actos trágicos de valor civil, como el del gran filósofo Henri Bergson que, negandose a aceptar el privilegio excepcional concedido por loa Alemanes, hizo fila en invierno para reclamar su pasaporte especial como cualquier otro judío, pese a su avanzada edad, y murió de Pulmonía.  Kandinsky logró, gracias a los buenos oficios de Jean Bucher, organizar exposiciones clandestinas ocasionales.  En 1944, los aliados liberaron a París.  Muy poco después de este hecho, Wassily se liberó definitivamente de la forma.







lunes, 2 de agosto de 2010